13 nov. 2014

50ª B/SS: No solo se van de «pinxos» que encima...

...nos lo quieren explicar.

Como dirían en el País Vasco «pues nada oye, que nos lo expliquen». Recordar que el domingo se celebraba la 50a Edición de la B/SS (Behobia-San Sebastian), organizada por el Club Deportivo FORTUNA y donde Juan Carlos Herrera con un tiempo de 1:01:37'' y Vanessa Veiga con 1:09:58'' se proclamaron vencedores de esta edición.


Pero eso para nosotros es otra liga, tenemos otras motivaciones, otras excusas. Nosotros vamos a otra cosa. Decir que Don Alberto Suarez Laso del mismísimo Oviedo y con un tiempo de 1:06:43'' sacó más de 25 minutos a nuestro primer atleta a lo mejor no dice nada. Pero, a parte de lo extraordinario de su marca, lo es más su categoría, INVIDENTES M, ¡¡¡¡toma!!!. La B/SS es una carrera muy especial, para vivirla y saborearla, donde más de 25.000 almas de toda clase y condición disfrutando de unas gentes que te apoya en todo momento sacando lo mejor de ti. Y a nosotros nos gusta así, saborearla con calma.

Esta vez nos lo explica Marc, uno de los privilegiados que pudieron disfrutar esta edición tan especial. (los comentarios de las fotos, son "efectos colaterales" (???)).

50ª Behobia-San Sebastián

por Marc Masip

Este fin de semana, una de las grandes carreras en ruta de España estaba de enhorabuena: la archiconocida Behobia-San Sebastián cumplía sus bodas de oro, su 50º aniversario. Y en un evento de tal calibre el club no podía fallar, así que enviamos un destacamento con lo mejorcito de nuestra gran familia. Este grupo de valientes nos reuníamos el viernes poco después de comer en Gavà, con los ánimos a punto para correr bajo la lluvia, contra el viento o como fuera en el lejano País Vasco. Lo que hacen algunos para comer bien...

Esto no es comer bien, ¡¡¡¡esto es comer!!!
En fin, llegamos sin demasiados problemas a Lasarte, el pequeño pueblo próximo a San Sebastián que lleva acogiéndonos estos últimos tres años, y para empezar a coger el ritmo, de cabeza a cenar. Para prepararnos para la carrera, cuidamos sobremanera nuestra alimentación: tortillas de bacalao, jamón, más bacalao, solomillo... Lo que viene a ser una cena ligerita, regada con buen vino y cerveza, y acompañada con las mil y una batallitas de Paco. Vaya, que hasta la 1.30h de la madrugada no nos íbamos a dormir. Lo dicho, todo muy sano y responsable, ¡para eso somos los veteranos del club!

Paco: «Si ya lo decía yo, que esta ya la he contao».
A la mañana siguiente tocó madrugar y poner rumbo a San Sebastián, para recoger los dorsales y las camisetas. Por cierto, Jesús, este año te llevas una falta. La visita a la rotonda fue mucho más corta que en la edición anterior. ¡Mira que jugar así con la ilusión de algunos! Bien, una vez llegados a la feria del corredor, mientras uno pedía un chip (¿os imagináis que algún día nadie se lo dejara...?) y otros iban a curiosear por el “stand” de Sketchers, el resto del grupo de cabeza a hacernos la foto. ¡Nos regalaron una chapita y todo! Se nota que no son catalanes, oye... Y por fin, tras una hora dando vueltas y buscando famosetes, nos dirigimos a un sitio que el año pasado marcó el fin de semana: la sidrería Petritegi. Para continuar con la estricta dieta adoptada la noche previa, repetimos con la tortilla de bacalao, con el bacalao a secas, y le añadimos el chuletón. Debatiendo sobre las medidas de las raciones en relación al año pasado (luego dirán que el tamaño no importa, ¡ja!), e hidratándonos con la buena sidra vasca, llegamos al punto caliente del parloteo: las apuestas de los tiempos en la carrera. Hubo para todos, sin discriminar, aunque a algunos nos metieron más presión y nos apuntaron los tiempos. Que si Paco o Cati, que si Claire o María, que si Félix o Marc, ¿bajaría Miguel de 1h40'?, etcétera, etcétera... ¡Ah! Y la lotería, no podía faltar. ¡El año pasado tocó, y en este no nos íbamos a olvidar de comprarla!

Que felices ellos. Pues no les queda ná.
Pues si correr cansa, ya os podéis imaginar lo que cansa hablar. Y comer ya ni te cuento. Así que parada en boxes, y después de un par de horitas de siesta en el hotel nos volvemos a acercar a San Sebastián. Es gracioso que de repente nos volvamos todos responsables y queramos cenar pronto, ¿eh?. No será que estamos nerviosetes ya por esos 20 km que se nos acercan, no... A codazos y empujones conseguimos un sitio en un bar de pinchos y tras una cena ligera (esta vez no os engaño), tocó volver al hotel y preparase la maleta y la cabeza para lo que era la excu... digoooo... el objetivo del viaje, la carrera.

Una muestra de lo que NO se comieron para cenar.
Con las legañas todavía puestas bajamos a desayunar bien prontito, y notamos ciertos nervios en el ambiente. Se intuyen, no sé por qué. ¿Será que Félix se ha bajado un fajo de hojas para estudiarse el recorrido?¿Será que no se oye a Paco como otras veces?¿Será la cara de miedo de Claire, la debutante? En fin, pequeños detalles, sin importancia supongo.

Patrulla Plástico casi al completo.
Que no hace frío pero oye, que somos del mismo Gavà
De la carrera en sí hay más bien poco que contar. En mi opinión, el cambio de recorrido es un acierto, dado que hay un incremento notable de público al evitarse la zona del puerto. El paso por las poblaciones ponía los pelos de punta de tanta animación, y el pirata del kilómetro 8, fiel a su cita, tampocó falló en esta ocasión. Creo que sólo queda dar las gracias a la gran organización de la carrera, que año tras año la hace especial; a la gente que sale de sus casas y aguanta las horas que haga falta en la calle animando a todos los corredores; y a María, que destinó muchas horas a organizar las reservas del fin de semana. También hay que felicitar a todos los atletas del club que participaron, por haberla podido acabar; y por supuesto hay que acordarse de la carrera, FELIZ 50º ANIVERSARIO, B-SS!!!

Y ahora es cuando viene la ola y zassss
PD: Le hemos cambiado el nombre al alto de Miracruz. Dada la insistencia de Miguel, pasa a llamarse a partir de ahora, alto de Miraflores. Para próximas ocasiones...

No hay comentarios:

Publicar un comentario