10 nov. 2011

21 Km. Marxa del Garraf 2011, por Juan Pedro

Sábado 5 de noviembre de 2011, a las 18:30 horas aprox. suena el teléfono, al otro lado del mismo Cati me comunica que viendo el tiempo que hace (lluvia), conjuntamente con su marido Paco y María, han decidido no asistir a la Marxa del Garraf. Yo le comento que sí iré, ya que me hace mucha ilusión y las inclemencias del tiempo no lo van a impedir.

A las 23:15 h. me voy a la cama, colocando el despertador a las 6:00 h. de la mañana del domingo y preguntándome si estaba bien del coco por ir solo y encima lloviendo como llovía. A la vez estoy un poco enfadado por el abandono de mis compañeros, pero me digo: HAY QUE ECHARLE COJONES.


Me duermo hasta que a las 6:00 h. en punto suena el despertador, la hora de la verdad, y vuelvo a decirme “ÉCHALE COJONES”, pero con muchas dudas, ya que sigue lloviendo en abundancia.

Me tomo un café con leche con dos tostadas y su correspondiente mantequilla y mermelada, preparo el equipo: mochila, chubasquero, dos palos que compré el día anterior, al igual que mis zapatillas de Trail asics. Las zapatillas fui a comprarlas expresamente al INTERSPORT, donde mi amigo David con mucha paciencia me aconsejó. Perdón por los detalles.

Justo a las 7:00 h. suena el teléfono, sorpresa! mi amigo Paco me comunica que lo han pensado y que al final si que realizan la Marxa, qué alegría! a las 7:18 h. ya estoy en la Pl. Balmes, allí me encuentro a Miguel y a Domingo.

Comentamos la aventura que vamos a realizar hasta que llegan las 8:00, hora de la salida de los 21 Km. y aún todavía Paco, Cati y María sin venir. Cuando quedan unos 20 participantes por salir, Aleluya! a las 8:05 h. llegan muy bien ataviados los tres: Paco, Cati y María con sus chubasqueros iguales comprados el dia anterior (por cierto yo fui a comprar los mismos y ya no quedaban).

Paco y Cati con botas, María lleva unas buenas zapatillas de trail. Cati me comenta que las zapatillas nuevas de Trail marca NIKE, no se las había puesto ya que Clara, la hija de Pep, le ha dicho que es mejor realizar la marcha con botas.

Iniciamos la marcha Paco y yo por delante de Cati y María, a un paso largo, ya que teníamos que recuperar los minutos perdidos. Cuando íbamos subiendo, Castelldefels nos quedaba a la izquierda unos 3 Km. de tramo, Paco me dice que se ha equivocado, las botas le aprietan y ya le duelen los dedos a lo que yo le digo “ostia” si acabamos de empezar.

Miramos hacia atrás y no vemos a Maria ni a Cati. Paco va un poco preocupado, ya que su mujer tampoco lleva el calzado apropiado y la subida transcurría por un sendero muy estrecho dando lugar a que, si querías adelantar a los caminantes, tenías que salirte del sendero, con lo que el hecho conlleva correr entre piedras y arbustos.

Desde el Km. 3, Paco y yo estuvimos corriendo y adelantando 500m. de desnivel hasta el Km. 10 aprox, que Paco aminora la marcha, ya que está preocupado por la situación en que podrían encontrarse Cati y Maria.

Yo continuo, ya que el primer avituallamiento se encuentra muy cerca. Llego al avituallamiento (la Morella) helado, chorreando y con muy pocas fuerzas aprovecho para relajarme y tomar café y dos donuts.

Miro desde un punto donde se aprecia muy bien todos los participantes que suben y no veo a mis compañeros. Empiezo a quedarme helado, así que salgo corriendo para entrar en calor.

Después de 2 Km. aprox. empiezan los senderos hacia abajo totalmente embarrados unos 500 m. de desnivel entre 6 o 7 Km. Tengo la gran suerte de encontrarme a un grupo de cuatro chicas que van a un ritmo asequible para mí, con lo cual me hacen de liebre. En el Km. 16 me encuentro con Toni el camionero, que padece una lesión, y le digo que detrás de las chicas voy a un ritmo muy bueno para mis posibilidades y que nos veremos a la llegada.

Continuo, menos mal que llevaba los palos, las trialeras eran peligrosas ya que parecen acequias llenas de barro. Por fín llego al último control en la “Sentiu”, se acaba el sufrimiento, tomo unos frutos secos en el avituallamiento, cierro los ojos y me digo: tranquilo Juan Pedro, que solo te quedan 3 Km.

Empiezo a trotar con mucho dolor en el glúteo derecho y diciéndome venga, venga que ya queda poco, hasta que por fín aparece la esperada Pl, Balmes con el arco de llegada, entonces esprinto hasta la meta. Se acaba el sufrimiento y se convierte en alegría con una sensación de bienestar extraordinaria.

A la llegada me dan un vale para la consumición y una hojita con el tiempo realizado: 4 horas y 14 minutos “Bien”, me bebo una coca cola y me como un bocadillo de butifarra y espero la llegada de mis compañeros una hora aprox, hasta que me quedo helado y decido marcharme a casa.

Al llegar a casa, me esperan Mati, Juan Carlos y Sergio para felicitarme. Colocan unas toallas en el suelo del recibidor y una bolsa grande de plástico para colocar la ropa, ya que está totalmente llena de barro. Pero mi cuerpo y mente están absolutamente llenos de alegría y satisfacción.

Juan Pedro Pérez Calzada
Socio del Club Atletismo de Gavà

4 comentarios:

  1. pero te fueron bien las bambas?

    ResponderEliminar
  2. Enhorabona Juan Pedro, Cati, Maria i Paco, aquesta marxa si que va ser dura, però com diu el nostre amic Juan Pedro "CON DOS....", però el més important es comentar-ho i guadir de les anecdotes.

    Com deia ENHORABONA!!! i fins la següent, a veure si el temps acompanya una mica

    ResponderEliminar
  3. Bueno. Juau pedro la prosima seguro que nos atrevemos con la grande.
    Haga el tiempo que haga.

    Maquina

    ResponderEliminar
  4. Sinceramente no tiene otro adjetivo eres un crak y como dice Miguel el año que viene a por la grande, eso sí quiero verte algún domingo con nosotros por estos montes gavanenses.
    Felicidades que sea la primera de muchas mas.
    Domingo.

    ResponderEliminar